¿Por qué tu negocio SÍ necesita una web?

Tabla de contenidos

Si vas en serio con tu negocio, NECESITAS UNA WEB

Si has llegado hasta aquí es porque, por fin, has entendido que tu negocio necesita una web. O tal vez, aún no y sigues buscando excusas para evitar «la inversión».

¿Por qué digo esto?

Porque hay mucha gente por ahí convencida de que no hace falta tener una web para tener presencia digital profesional, publicitar su negocio y ganar dinero con ayuda de las herramientas que nos ofrece internet.

Y puedo estar «de acuerdo». 

No hace falta una web, si lo que tienes es un hobby o no confías en que tenga mucho recorrido. Pero si lo que quieres es tener un negocio con todo lo que ello implica, una web sí que tienes que tener.

Sencilla. 

Fea al principio. 

Pero necesitas una web hacia donde dirigir el resultado de todas las acciones que hagas en internet, con el fin de atraer personas realmente interesadas en saber más sobre ti, tus productos o servicios.

Sin web estás publicando por publicar en redes sociales. Como si estuvieras trabajando para ellas. 

Seguro que lo pillas, porque si publicas en redes sociales pensando que lo vas a petar y lo que recibes es cri-cri cri-cri… tranquilidad, nos pasa a todos. 

Por eso hace falta una estrategia de marketing digital y dentro de esa estrategia hay web.

No solo hay que ser profesional, también hay que parecerlo y para eso NECESITAS UNA WEB

Una localización digital donde te encuentren siempre y donde consigas recabar el contacto, principalmente el mail, de personas que han llegado hasta allí, para incluirlas en tu base de datos y, ahora sí, mantener el contacto sin la red social de por medio.

Las redes sociales saben que hay mucha gente que lo de tener una web se les hace bola.

Por eso han añadido tienda, chat interno y hasta formularios de contacto o de cita previa. Pero como no te mates a moverlo, a publicar y pagar publi en la red social de turno, te digo yo que poco consigues. 

No seamos esclavos de las redes sociales. Utilicémoslas a nuestro favor.

Si vas en serio, NECESITAS UNA WEB.

Y por cierto, las webs no se crean una vez y se quedan así para siempre. Una web que vende, está en continuo cambio y adaptación. Como tú. Como yo. Como lo que sea que vendas.

 

No "trabajes" para las redes sociales, que tus acciones on-offline te beneficien de forma medible y para eso NECESITAS UNA WEB

El algoritmo de las redes sociales cambia continuamente. 

Cada vez muestra a un porcentaje menor de personas las publicaciones orgánicas, que son las que publicamos gratis, luego están las publicaciones patrocinadas o anuncios de pago.

 

El negocio de las redes sociales es vivir de ti

 

Ellas te dejan estar gratis. 

Tú publicas contenido gratis. 

La cosa comienza a moverse al principio. 

Pasa el tiempo y cada vez te muestra menos. 

Te sientes estancado. No sumas seguidores, ni likes, ni comentarios y de mensajes para preguntar por tu negocio… mejor no hablar. 

El desierto más desierto de la historia de los desiertos.

Por eso te sugieren continuamente que inviertas en publicidad.

Tú pagas para que te muestre más y conseguir más seguidores.

Consigues más seguidores, pero siguen en la red social de turno, que vuelve a mostrarte muy poco, en cuanto dejas de pagar por anunciarte.

Y vuelta a empezar.

 

Imagina que un día tu red social de cabecera «muere»

 

Muere, como tantas otras redes sociales que ya no recordamos.

O piensa que un día te hackean el perfil, o la propia red social considera que has incumplido alguna norma de uso y «dejas de existir», y no hay manera de rescatar ese perfil.

Estas cosas pasan cada día.

¿Cómo vas a contactar a todos «tus seguidores»? ¿Cómo continúas la conversación con ellos? Simplemente desaparecerás de su feed y continuarán adelante entre el ruido de internet.

7 motivos clave por los que tu negocio necesita una web, que quizás no sepas

Me explico.

De nada te sirven los seguidores en redes sociales si después no vuelven a saber de ti. Para que esto no ocurra y aprovechemos cada minuto en internet a nuestro favor, ten en cuenta las siguientes acciones recomendadas en tu estrategia de captación, para las que es mejor tener tu propia web:

 

E-mail Marketing

 

Crea una lista de e-mails a las que dirigirles e-mails frecuentes para mantener el contacto.

Quien te facilita su correo muestra interés en saber de ti y lo que haces. 

Es un cliente potencial que te recordará, te comprará y te recomendará en algún momento.

 

Objetivos de conversión

 

Si decides invertir en publicidad en redes sociales, qué objetivo prefieres: 

a) ¿Ganar seguidores en redes sociales?

b) ¿Que se descarguen algún recursos gratuito que ofrezcas a cambio de su e-mail para luego dirigirles mails y mantener el contacto? 

No es lo mismo.

En la primera opción se quedan en la red social, en la segunda consigues llevártelos a tu terreno y  cultivar tu relación con ellos.

 

Cultiva el Customer Journey o Viaje del Cliente

 

Cuando quieres saber más acerca de algún profesional o establecimiento, por ej.: médico, decoradora, artesano, tienda de ropa… ¿Qué prefieres? 

a) Contactar directamente, pues no da más opciones.

b) Ver una web donde puedas saber más en profundidad sobre sus productos o servicios, precios, condiciones. 

Las personas realizamos un recorrido antes de abrir la cartera.

Depende de la urgencia que tengamos, la escasez del producto y del grado de conocimiento de la necesidad o punto de dolor que tenemos. 

Son las diferentes etapas de un embudo de ventas, por el que vamos avanzando conforme nos acercamos más a la acción deseada, que es la compra o la contratación.

¿Eres un profesional o un simple aficionado?

 

Imagina que estás en un evento o congreso de «lo tuyo». 

Varios profesionales hablan en el descanso y deciden intercambiar sus contactos. 

Da igual si tienes tarjeta de visita o no, pero ¿vas a dar tu instagram? ¿Te parece profesional? Reflexiona sobre ello.

 

¿Mides el resultado de tus esfuerzos?

 

Si tuvieras una web podrías hacerlo y créeme, una cosa son las sensaciones y otra la cruda realidad.

Puedes entretener mucho en instagram, pero no vender ni una escoba.

Si no tienes una web es difícil saber qué impacto estás teniendo realmente con tus acciones en internet (por ej. publicaciones en redes sociales). 

Google Analytics mide qué ocurre en la web. 

Puedes darte cuenta de cuando algo no funciona, o no se entiende bien. Páginas más visitadas, dónde pasan más tiempo, ver tu autoridad, posicionamiento, cómo llegan las personas a tu web… la realidad puede sorprenderte.

Y solo con datos, puedes tomar decisiones e implementar cambios con sentido.

 

¿Y si quieres hacer campañas de anuncios -de pago-?

 

Las plataformas de anuncios (Google Ads, Meta Ads, Linkedin Ads, Pinterest Ads, Tik Tok Ads, etc.) se nutren, no solo de la calidad de los anuncios, sino de la calidad del lugar al que van a parar los clics interesados y, ATENCIÓN, el historial de conversiones que acumula. A más conversiones, se entiende que lo que ofrece está en sintonía con las búsquedas de las personas, que somos los clientes de Google, Facebook y demás.

Sé que te puede sonar a chino. Pero para esto necesitas tener una web y hacer las configuraciones pertinentes. Una conversión puede ser una descarga de un recurso, una compra, una reserva de cita, una suscripción a newsletter, la compra de un producto, el envío de un formulario de contacto…

Ojo, existen conversiones para gente que no tiene web, donde se recogen contactos directamente en formularios de la propia red social, pero… lo recomiendo más bien poco. Para tu negocio es mejor tener tu propia web.

 

El contenido sigue siendo el rey, trabaja para ti

 

Así es. El contenido sigue siendo el rey.

¿Todo el trabajo de crear contenido bueno se lo vas a regalar a las redes sociales? 

Para que el esfuerzo te beneficie a ti necesitas una web donde mantener tu propio blog. 

Cuéntale a Google, al mundo y sobre todo, a tu cliente ideal, bien explicadito, qué sabes hacer en detalle. 

Y sí, la gente aún lee. Solo que lee lo que realmente le interesa. Como tú y como yo

Hablando de blogs, te recomiendo este artículo: 5 motivos para tener un blog hoy y 5 razones que te harán dejarlo.

¿Cómo crear tu propia web?

He aquí el dilema que paraliza a tantas personas que creen que tener una web es súper-difícil.

Déjame decirte una cosa. No soy ni informática, ni programadora. Toda mi formación se basa en el marketing y la comunicación digital, pero hoy en día tomo decisiones sobre qué y cómo debe mostrar la web de diferentes negocios.

Esta web la he hecho yo y si yo puedo, tú también.

Hace falta estar interesado por aprender lo importante y ponerse manos a la obra. Lo demás te lo dará la práctica y la observación constante.

Ahora bien, si he conseguido trasladarte los motivos por los que tu negocio SÍ necesita una web y quieres empezar ya, tienes varias opciones:

  1. En este checklist descargable donde explico los puntos a los que deberías prestar atención para construir la estrategia de marketing digital coherente que tu negocio necesita, y así tener presencia digital profesional, visibilidad y ventas, hay un bloque dedicado a «la web», el 5 concretamente. Si quieres empezar ya, descárgatelo y comienza a investigar cómo implementar cada punto.
  2. Puedes esperar a los siguientes artículos donde detallaré de forma práctica cada paso para crear y mantener tu propia web.
  3. Échale un vistazo a mi servicio de Mentorías, y te ayudaré a materializar no solo tu web, sino todos los puntos a tener en cuenta para que tu negocio funcione y aproveches el medio internet sin que se coma tu tiempo, recursos y paciencia.
 
¡Hasta la próxima!

¡Comparte este artículo y ayuda a otras personas como tú!

Esto no es una newsletter más

1 email a la semana.

Inédito. Sincero. Útil.

Aprendizajes, consejos e historias de alguien que ha estado en tu lugar.

1 email a la semana.

Inédito. Sincero.
Útil.

Aprendizajes, consejos e historias de alguien que ha estado en tu lugar.